Es más fácil acostumbrarse a gastar que a ahorrar

finanzas personales

Cuando hablamos de dinero lo único fácil es perderlo.

Brian Tracy

España no es el único país que sufre la crisis económica, sin embargo se ven efectos interesantes en otras economías, en el caso de Chile que ha sufrido un terremoto se ve que el consumo se ha disparado tanto así que a los concesionarios de coches se les agotó el stock.

También se ha visto un aumento del consumo en la compra de ropa, zapatos y otros artículos y esto no significa que haya terminado la crisis, simplemente es el reflejo de una tendencia natural del ser humano.

Hace tiempo hablamos un poco de la neuroeconomía, ante un producto atractivo sentimos un deseo intenso de adquirirlo, este impulso es tan fuerte que sólo un precio elevado podría contrarrestarlo y en algunos casos ni siquiera esto.

Nuestro cerebro tiende mas a acostumbrarse a la abundancia que a la austeridad y le cuesta mucho mantener un bajo nivel de gasto por debajo de lo acostumbrado por lo que está muy susceptible a factores que puedan aumentar el consumo.

¿Cuales son los factores que más influyen en el consumo? Existen varios pero según una nota sobre este efecto hay dos que son muy fuertes.

Gastamos según el ambiente

Ante un ambiente agradable gastamos más se han hecho experimentos en restaurantes en los cuales ante una música agradable de fondo la compra de platillos suntuosos aumenta.

Gastamos por imitación

Si una persona está paro y conoce a otros parados que obtuvieron hace poco un trabajo y empiezan a comprar muebles nuevos o a comprar más podemos empezar aumentar nuestro consumo aunque nuestras finanzas personales todavía no hayan mejorado.

Vía: La Tercera

Ir arriba