Cuando llega el invierno, nuestras facturas de luz y gas suelen crecer como la espuma. Conseguir reducir el consumo tanto de la luz como del gas nos permitirá reducir el tamaño de nuestras facturas, con lo que nos estaremos ahorrando unos buenos euros, y además estaremos colaborando con el medio ambiente, ya que estaremos reduciendo la emisión de productos nocivos a la atmósfera.

En el capítulo que hoy nos cierne, trataremos sobre consejos e ideas para reducir el consumo del gas, un elemento muy utilizado en muchas casas, sobre todo si contamos con una calefacción que utiliza este producto para funcionar.

ahorrar factura del gas

Lo primero que debemos hacer si queremos reducir el consumo del gas es conocer la temperatura ideal de una casa. Ésta debería estar entre los 18 y 20 grados. Cada grado que nos pasemos de 20, estaremos aumentando el consumo en un 8%. Lo mejor para ello es contar con un termostato que se encargue de controlar la temperatura del hogar.

En muchas ocasiones, a lo largo del día no estamos en casa por trabajo o por cualquier otro motivo. Si es este nuestro caso, es recomendable bajar la temperatura a unos 16 grados, de esta forma estaremos reduciendo el consumo. De igual forma podemos hacer por la noche mientras que dormimos, ya que al estar arropados, no necesitamos una temperatura tan alta en el exterior. Eso sí, nunca la apaguéis, ya que si baja mucho la temperatura, hasta que consiga alcanzar de nuevo la temperatura ideal, el consumo se vuelve a disparar.

Tampoco es recomendable poner la ropa a secar en los radiadores, ya que estaremos impidiendo que todo el calor caliente el resto de la casa y por tanto se consuma más para alcanzar la temperatura marcada por el termostato.

Ya en la cocina, para ahorrar es muy importante contar con los quemadores siempre limpios para que la llama emane mucho más calor. También es muy importante utilizar los utensilios correctos, así como tapar la comida cuando la estemos haciendo para que se alcance antes la temperatura deseada.

Dejar respuesta