Los analistas y el ejecutivo hablan de una recuperación sólida en España para el año 2015. Los primeros se refieren a inversión y a estabilidad en los grandes mercados. Los segundos se hacen eco del discurso para revivir lo mismo que dijeron en 2013 sobre 2014 y de paso poder arañar algún voto de cara a las próximas legislativas. Pero la economía doméstica, por desgracia, no notará grandes cambios.

Lo cierto es que la recuperación económica que es portada, de la que los expertos se encuentran actualmente hablando y que parece será la salvación para las economías domésticas no será más que una ilusión. En realidad en España el problema que tenemos en las economías familiares es principalmente el empleo, o la falta de éste, y la bajada de los salarios y pensiones con el reducido poder adquisitivo al que hemos llegado. Esto, junto con los recortes en servicios públicos han hecho que los bolsillos de las economías domésticas no den más de sí, y por lo tanto que el consumo nacional se encuentre totalmente estancado. Y si no hay consumo, la economía cae.

euros

Lo cierto es que por mucha inversión que llegue del extranjero, lo que necesita España es que se reanime el consumo, que se luche contra el desempleo y que se plantee un salario decente para los españoles, y que nos dejemos de intentar ser la China de Europa, como en más de una ocasión nuestros políticos se han jactado en el exterior. Pero de momento, y sacando los datos de los mismos analistas financieros que auguran una recuperación sólida para 2015, ese crecimiento que necesita la economía doméstica no se producirá hasta 2018. Con lo que aún nos quedan muchos años difíciles… pese a lo que nos quieran hacer creer.

Más info | El País

Imagen | ArchiM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here