Un depósito a plazo fijo consiste en entregar una cantidad de dinero a un banco durante un periodo de tiempo determinado y una vez que se ha finalizado ese tiempo acordado entre las partes, el banco devuelve la cantidad de dinero acompañado de unos intereses que se han pactado también entre las partes aunque hay que tener en cuenta que a veces esos intereses se han ido pagando periódicamente mientras que haya estado abierta la operación.

Después hablaremos de los depósitos a plazo fijo más rentables, pero antes vamos a explicar que hay diferencias entre un depósito a plazo y los depósitos a la vista. La primera de todas hace referencia a la fecha final o también llamada fecha de vencimiento. Hablábamos antes de que dejamos una cantidad de dinero en una entidad bancaria durante un tiempo determinado, pues bien, aquellos que tienen una fecha de vencimiento son los depósitos a plazo. Además, en términos generales, los depósitos a plazo tienen mayor interés que los depósitos a la vista y por último, en los depósitos a plazo fijo no están permitidas ni domiciliaciones de recibos ni las nóminas ni tampoco se permite el movimiento de cobros o pagos.

VENTAJAS

– Seguridad: Esa es la principal característica positiva que presentan los depósitos a largo plazo, es decir, hay una total seguridad de que no se pierde el capital y además se cobra un interés fijo determinado de antemano que eso es muy positivo, sobre todo cuando hay momentos de incertidumbre en la economía, que durante los últimos años han sido muy frecuentes en nuestro país debido también a la inestabilidad política.

– Flexibilidad para elegir plazos: Todas las entidades bancarias ofrecen depósitos a plazo y es fácil encontrar uno que vaya con tus necesidades. Además la contratación es sencilla y rápida y se puede realizar incluso por internet con la banca a distancia que tenga la entidad financiera.

Rentabilidad fija: Además, cuanto mayor sea el plazo de vencimiento, mayor será la rentabilidad que obtendrás.

DESVENTAJAS

– Rentabilidad baja: Hemos explicado que con los depósitos a plazo fijo tienes una rentabilidad fija y segura, pero es verdad que esa rentabilidad puede ser algo baja si lo comparamos con otros fondos de inversión.

– Comisiones: Hay bancos que ponen comisiones que pueden cobrar y eso afecta a nuestro depósito. Por eso hay que leer bien todas las cláusulas antes de firmar nada, especialmente con el asunto de la cancelación anticipada; normalmente no hay problema si haces eso, pero en ocasiones puedes sufrir una penalización si decides hacer una cancelación antes de tiempo.

– No hay movimiento de dinero: Una vez que decides invertir el dinero en un depósito a plazo fijo tienes que tener en cuenta que no lo vas a poder mover hasta que no se produzca la fecha del vencimiento, por tanto si crees que vas a necesitar este dinero, no inviertas en un depósito.

Tipos de depósitos a plazo fijo

Hay diferentes tipos de depósitos a plazo fijo y a continuación vamos a explicar algunas de las opciones más utilizadas:

– Depósito con regalo: La contraprestación se recibe en forma de regalo en especie. Hace tiempo, estos depósitos con regalo o depósitos en especie eran mucho más populares. Consistía que en vez de ofrecer un interés, se ofrecían obsequios físicos a aquellas personas que decidían poner allí su dinero. Lo que ha ocurrido en los últimos tiempos es que se regala dinero, además de la rentabilidad.

– Depósito con ventajas fiscales: Son depósitos a plazo que no tienen que tributar en la declaración de la renta hasta que no hayan pasado 5 años y con un límite de ahorro anual de 5.000 euros.

– Depósito a interés variable: El interés del depósito a plazo fijo se ve sujeto a modificaciones de la rentabilidad. Ese tipo de interés variable que se aplica en cada período está formado por dos cifras o tipos y es el resultado de la suma de ambos, es decir, un índice o tipo de interés de referencia y un porcentaje. Este interés variable suele ser positivo, pero en alguna ocasión puede llegar a ser negativo

– Depósitos estructurados: Consiste en una combinación de depósitos a plazo fijo con otros activos. La rentabilidad no está asegurada y es volátil ya que depende de distintos índices económicos.

Los depósitos a plazo fijo son una alternativa muy válida para todas aquellas personas que quieran ganar más con su dinero aunque siempre hay que elegir bien la entidad bancaria con la que trabajas para tener un mayor éxito con ese depósito.

Por tanto, a la pregunta de si un depósito a plazo es rentable, la respuesta es sí, sí que es rentable, aunque como decíamos antes, hay que elegir bien y no invertir en el primer banco que veamos. Como ocurre en todos los aspectos de la vida, busca información y asesórate sobre este tema si quieres realizar esa acción. Tu dinero está en juego y aunque digan que el dinero no da la felicidad, es verdad que ayuda a conseguirla y más si está nuestra vida en juego también.

Dejar respuesta