Evita procrastinar problemas del coche para evitar grandes desembolsos

Según los expertos, la vida útil de un vehículo suele estar entre los 300.000 y los 500.000 kilómetros, pero es posible conseguir que esta sea ligeramente más extensa o que, siendo la misma, la calidad de esta sea mejor.

Para ello, basta con cuidar los distintos elementos del propio vehículo, realizando revisiones periódicas y llevando a cabo los cambios y arreglos necesarios en el momento preciso.

¿Cuáles son los elementos de un vehículo que se deben revisar y arreglar inmediatamente?

Además de pasar de forma periódica la Inspección Técnica de Vehículos, también se recomienda llevar a cabo una revisión habitual de determinados elementos que tienden a gastarse debido a su uso continuado, entre los que caben destacar los siguientes:

  • Las escobillas de los limpiaparabrisas: es esencial comprobar su correcto funcionamiento y cambiar o renovar las escobillas si este no es adecuado. Las escobillas son un elemento clave para garantizar la seguridad de los ocupantes del vehículo durante un viaje con lluvia o granizo. Se puede saber que estas ya no están en perfecto estado cuando al utilizarlas dejan marcas en el limpiaparabrisas o hacen ruido durante el movimiento.
  • Los neumáticos es otro de los elementos que es imprescindible mantener en buen estado para garantizar la seguridad en todo momento. Deben contar con la presión adecuada, indicada por el fabricante. En caso contrario, se pueden hinchar de nuevo. Además, el dibujo de los mismos debe contar con la profundidad necesaria, para adherirse adecuadamente a la calzada, sino es así, es necesario cambiar los neumáticos.
  • Y siguiendo con elementos que aseguran la protección total del conductor y demás ocupantes, los frenos también son esenciales. Para ello, es necesario revisar los discos, los hidráulicos y las pastillas, así como cambiar el líquido de frenos cuando se precise.
  • Por lo menos una vez al año también se debe hacer una revisión de los distintos filtros de un vehículo, los más importantes son:
    • El filtro de aire, el cual puede llenarse de polvo o suciedad en función de las carreteras transitadas.
    • El filtro del aceite, el cual se debe cambiar cuando se cambia el propio aceite del coche.
    • El filtro de combustible, el cual elimina la suciedad que pueda estar presente en el propio combustible antes de que este llegue al motor.
  • El sistema de alumbrado también debe funcionar correctamente en todo momento. Se recomienda, antes de emprender cualquier viaje, revisar que todas las luces funcionan correctamente y, en caso contrario, cambiar las necesarias.

Otros consejos para alargar la vida útil de los distintos elementos de un vehículo

Además de realizar estas revisiones periódicas y llevar a cabo los arreglos pertinentes en cada momento, es posible alargar la vida útil de un vehículo siguiendo una serie de sencillos consejos que se muestran a continuación:

  • En primer lugar, hay que saber respetar los tiempos de calentamiento del motor. Cuando se arranca, sobre todo cuando se realiza por primera vez en el día o cuando las temperaturas son muy bajas, antes de arrancar, se recomienda mantener el motor unos segundos en ralentí. Del mismo modo, cuando se realiza un viaje largo, también se recomienda mantener el motor encendido un par de minutos antes de quitar el contacto.
  • Optar por recambios de calidad para sustituir las piezas defectuosas puede garantizar que estas sean más fiables y duraderas, alargando su vida útil y consiguiendo que no sea preciso cambiarlas en un período prolongado de tiempo.
  • Evitar los choques térmicos entre el interior y el exterior del vehículo protege la integridad de los cristales, ya que estos pueden llegar a estallar si existe un cambio muy brusco de temperatura.
  • Realizar los cambios de marcha con suavidad puede ayudar a que la caja de cambios y el embrague se mantengan en perfecto estado por más tiempo. Para ello, se recomienda no mantener el pie sobre el embrague durante la conducción, no mantener la mano colocada sobre la palanca de cambios, no pegar acelerones y no realizar movimientos bruscos con la palanca, entre otros consejos útiles.
  • Puede parecer que lavar el coche de manera habitual es una acción que simplemente puede ayudar a mantener la higiene del mismo, pero también ayuda a eliminar la suciedad acumulada que puede llegar a dañar algunos elementos como las escobillas del limpiaparabrisas o llevar a la aparición de óxido.
  • En esta misma línea, también se recomienda que el vehículo se mantenga el máximo tiempo posible a cubierto, durante el invierno a causa de las bajas temperaturas y en verano, para evitar que los rayos ultravioletas puedan llegar a dañar la pintura.

Como ves, siguiendo una serie de sencillos consejos es posible disfrutar de un vehículo en perfectas condiciones por más tiempo. Además, realizar un correcto mantenimiento de estos elementos puede llevar, a la larga, a ahorrar dinero a la hora de arreglarlos.

Ir arriba