Leyendo libros sobre formas de ahorrar dinero me encuentro con este pequeño pero útil consejo para las compras que por lo visto nos ayudará a evitar el “remordimiento del comprador”, recordarles que este sentimiento sucede cuando emocionados compramos algo y después de comprarlo nos damos cuenta que en realidad no lo queríamos.

Cómpralo la segunda vez que lo veas

Es decir que nos dejamos seducir ya sea por la primera impresión que nos dio, por el vendedor o incluso por la publicidad, la mayoría de nuestras necesidades son creadas, en realidad un ser humano sólo necesita abrigo, techo y comida para vivir pudiendo prescindir de casi todo lo demás, aunque la verdad todos queremos vivir y no simplemente sobrevivir.

El principio es sencillo:

Cómpralo la siguiente vez que lo veas pero no lo compres a la primera.

Es decir que si vez algo que te gustaría comprar en ese momento, no lo hagas, trata de comprarlo la siguiente vez que te encuentres con ello, si después de alejarte de un determinado producto llegas a seguir teniendo el sentimiento de comprarlo porque lo necesitas tendrás que esperar a la siguiente vez que lo veas y entonces recién comprarlo.

Por lo general la segunda vez que lo veamos ya se habrá apagado la “emoción impulsiva” que nos decía que lo compremos ya.

Obviamente este consejo no es para salir a conseguir la cesta de la compra, sino para aquellas compras que pueden ser prescindibles como un nuevo electrodoméstico siendo que el antiguo aún funciona, algo ropa, ciertos accesorios, etc.

Este principio prácticamente hace que nos obliguemos a pensar dos veces antes de comprar algo y combatir el mensaje de “Cómpralo Ya”.

1 Comentario

Dejar respuesta