Domicilia tus pagos a principio de mes

Esto no es directamente una forma de ahorrar, pero si es una buena medida indirecta que hará que controlemos nuestro gasto y por lo tanto nos evitará usar tarjetas de crédito para llegar a fin de mes.

El truco es muy sencillo, domicilia tus pagos a primeros de mes, cuando sabes que ya has cobrado la nómina, por ejemplo el día 4 de cada mes. De esta forma al poco de cobrar la nómina se te descontarán todos los gastos fijos del mes  y lo que te quede será lo que hay para llegar a final de mes.

¿Sabías que los administradores de los edificios suelen pasar a primero de mes los recibos para evitar devoluciones por falta de liquidez más tarde?

Ir arriba