Contratos a llamada de cero horas: lo que viene desde Inglaterra

Mientras se sigue hablando de flexibilizar el trabajo y de bajar sueldos en España, se podría pensar en copiar al pie de la letra lo peor del mercado laboral de otros países, como los conocidos contratos a cero horas que se implementan en Reino Unido.

Aunque en muchos casos se comenta por activa y por pasiva que nunca se puede copiar al 100% los sistemas de otros países sin antes pasar por una adaptación a la cultura y a los modos de vida del país que pretende adoptarlos, me da la impresión de que España es una de esas naciones en la que todo vale. Lo malo, es que nunca procuramos apostar por las cosas que de verdad favorecen al ciudadano como el sistema público de educación universitaria austríaco, las subvenciones a familias italianas, las bajas laborales por maternidad alemanas o el sistema de fiscalidad de las pymes irlandés. Aquí siempre tomamos lo peor de otros sitios y conseguimos incluso hacerlo aún más malo.

Y aunque de momento esto no es una realidad, tiene toda la pinta de serlo en breve. En pleno debate por la propuesta del FMI y la Comisión Europea sobre bajar un 10% los salarios españoles, mientras que otros países buscan mantener el nivel de vida de sus ciudadanos, la patronal del nuestro ha lanzado la propuesta de flexibilizar aún más las contrataciones y ahí podría entrar en juego un sistema que de momento causa polémica en Reino Unido. Me refiero a los contratos laborales de cero horas.

contratos llamada

¿Contratos laborales de cero horas? Si. La idea es que en realidad al trabajador se le contrata a llamada pero se parte de que no trabaja nada fijo, es decir, podrá ser llamado cuando la empresa lo necesite sin ninguna garantía mensual de un dinero concreto por un horario pre-establecido. MacDonalds de momento ya ha contratado bajo esta vía al 90% de su nueva plantilla este año, con lo que la precariedad del sector va en aumento. Y en España tal y como están las cosas, no me extrañaría que vieran esta como la propuesta ganadora, con la que es verdad que alguien gana, pero desde luego, no el trabajador ni el país.

Imagen | davidden

Más info | The Independent

Sobre el autor

Scroll al inicio