La subida constante del combustible provocará que en nuestras próximas vacaciones llenar el depósito resulte más caro que hace un año. Debido a esto, es importante tomar ciertas medidas para ahorrar en combustible y que el depósito nos dure más kilómetros. Esto se traducirá en un ahorro de dinero que poder destinar a otras cosas. Si estás interesado en cómo conseguir reducir el consumo de combustible, os dejamos algunos consejos que pueden seros de gran utilidad.

Antes de arrancar el vehículo

Lo primero de todo es tener el vehículo en buen estado con todos los reglajes cambiados, es decir, los filtros, líquidos y lubricantes. También es importante contar con unos buenos neumáticos con la presión correcta para que el consumo no se dispare.

También, es necesario tener el viaje planificado. Esto no solo implica saber qué ruta es la más corta, si no que hay que tener en cuenta el tipo de vía, la velocidad a la que se puede ir por esta, etc.

En el caso de tener baca, sino la vas a utilizar, es mejor desmontarla para reducir la resistencia del aire, reduciendo el consumo.

Además, es aconsejable quitar del maletero todo aquello que no sea necesario, ya que conforme aumenta el peso, así lo hace el consumo de carburante.

Por último, escoger un calzado adecuado. Esto significa evitar el uso de zapatos con mucha suela que impidan sentir el pedal del acelerador.

Cuando estamos en marcha

Cunado hayamos arrancado el vehículo, lo primero que debemos evitar es dar acelerones, más aún cuando el coche acaba de arrancar y aún está frío. Con cada acelerón, se malgasta gran cantidad de combustible.

También, es preciso tener en mente cómo se realiza el cambio de marchas, ya que si queremos ahorrar, es imprescindible efectuar el cambio a tiempo. En un motor diésel este se debe realizar en torno a las 1.500 revoluciones. Sin embargo, en un motor gasolina alrededor de las 2.000.

Mantén una distancia de seguridad correcta. De esta forma evitarás tener que dar frenazos y después acelerar para recuperar la velocidad.

Tras una parada en cuesta, es aconsejable soltar el freno y meter segunda directamente. Así, no se realiza un cambio de marcha en vano y se ahorra combustible.

Además, no abusar del aire acondicionado ni de la calefacción hace reducir el consumo de carburante de nuestro vehículo. Por ello, es aconsejable refrescar o calentar el coche pero sin tener temperaturas muy extremas.

Por último, en muchas ocasiones, es mejor aparcar en el primer hueco que se vea aunque sea necesario andar para llegar al destino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here