Cuando se acerca la época fría y el verano comienza a alejarse la calefacción empieza a tomar protagonismo en nuestro hogar y sin dudas es uno de los motivos de más gasto en la factura de gas y electricidad. Por eso, en esa oportunidad te proponemos una serie de consejos que te ayudarán a ahorrar dinero en la calefacción y así no llevarnos sorpresas por el consumo.

Utiliza el termostato

El primer consejo tiene que ver con dar uso correcto al termostato para ahorrar dinero. Para ello debes tener en cuenta que el artefacto funcione correctamente y lo recomendable es mantener una temperatura media de 20 grados durante el día y 16 grados durante la noche. Esto te llevará a ahorrar un 8 por ciento de energía. Si piensas que puedes olvidarte de bajar la temperatura antes de dormir ten en cuenta que existen termostatos automáticos que regulan su temperatura sin la necesidad de que alguien lo ponga a punto.

calefacción
Fuente: Pixabay

Mantente bien abrigado

Antes de decidir subir la temperatura corrobora estar bien abrigado, puesto que con suficiente ropa caliente será mucho más sencillo mantener estable la temperatura ambiente ahorrando dinero y no sintiendo frío. Te recomendamos optar por los calcetines bien gruesos que mantienen la temperatura corporal y además son súper cómodos para estar dentro de casa.

Aísla bien la casa

Es importante que el frío no entre a tu hogar, por lo que deberás sellar bien el contorno de las puertas y ventanas para tapar las rendijas y que el frío no entre. Durante el invierno las ventanas se abren menos, por lo que es recomendable sellar aquellas que no usamos con un cordón de masilla y burletes en los costados de las puertas.

Apaga la calefacción en los cuartos no usados

Si tienes un cuarto de invitados que no está siendo usado, entonces cierra las rejillas de la calefacción y mantén la puerta cerrada para que el calor del resto de la casa no se escape a ese cuarto.

Prioridad de espacios

Hay ciertos cuartos de la casa que son más utilizados por la familia que el resto, por el ejemplo es probable que todos acostumbren a estar más en la cocina y comedor que en el living, o viceversa. Entonces es recomendable mantener el espacio más utilizado con una temperatura más elevada, mientras que los sitios menos usados tengan una temperatura promedio de 16 grados.

Fuente: Univisión

Dejar respuesta