Destruir documentos

En su vida cotidiana casi nadie pierde el tiempo pensando en como deshacerse de los documentos que ya no le sirven. Aún con todo esto, todo el mundo sabe que en algún momento tiene que destruir sus viejos recibos, estados de cuenta y tickets.

Para las empresas, en cambio, es diferente. Todas las empresas manejan elevadísimos volúmenes de datos, dependiendo de qué tipo de empresa se trate, contará con más o menos datos, pero en todos los casos existe información sobre clientes que la empresa debe eliminar de un modo seguro y a un bajo coste.

Actualmente, los gobiernos están endureciendo las legislaciones sobre protección de datos sobre clientes y las conductas de las empresas están siendo observadas con más detenimiento para que todas apliquen la ley. Las legislaciones en cada país son diferentes, pero en todas ellas se han establecidos procesos y estándares para asegurarse que respeten las informaciones comerciales de sus clientes. Paralelamente, todavía existen empresas que no han sabido adaptarse a estas normativas de una manera eficiente y coherente con sus cuentas, son estas empresas las que siguen utilizando las clásicas trituradoras de oficina. En ellas, los trabajadores pierden un tiempo valiosísimo realizando este proceso de destrucción de datos. A esto, hay que sumar la existencia de muchas otras empresas que poseen unas políticas bastante estrictas en materia de gestión de clientes. Como resultado, estas empresas pierden muchísimo tiempo, eficiencia y productividad.

Pero por otro lado, muchas otras compañías han sabido “leer” esta situación y han invertido en subcontratar este tipo de servicios de almacenamiento y destrucción de datos. Esto les hace estar mucho más tranquilos en lo referente al cumplimiento de la ley y, a la vez, les hace ahorrar en tiempo y dinero.

Las empresas que se encargan de proporcionar estos servicios son muy profesionales y toman cada servicio muy en serio. Verifican y examinan todos sus procesos de seguridad de manera diaria para que sus clientes puedan confiar completamente en ellos. Pero aún así, todavía quedan muchas empresas que siguen sin aceptar estos servicios, dejando a sus trabajadores perder muchas horas de productividad en frente de estas maquinas trituradoras.

Dejar respuesta