¿Llevas muchos años ahorrando? Si ha llegado tu momento, el de comparte una vivienda, seguro que no paras de darle vueltas qué tipo de
hipoteca elegir y cual es la que más te conviene dada tu situación particular. Por ello, aquí te traemos un completo análisis de tipos de hipotecas en relación a al tipo de interés, la cuota, el cliente, su naturaleza y el tipo de inmueble. ¡Esperamos que te sirva de ayuda!

En primer lugar, existen hipotecas específicas para determinados colectivos como funcionarios, personal de aviación y empleados de grandes compañías, así como hipotecas para jóvenes menores a 30-35 años que resultan más ventajosas al resto, y las hipotecas para segundas viviendas de residentes en el extranjero.

Una vez que has analizado tu situación personal y ver si te identificas con alguno de esos colectivos, pasaremos a analizar las hipotecas según el tipo de inmuebles que vas a adquirir. En este sentido, existen las hipotecas de pisos de bancos que resultan verdaderamente ventajosas dada la urgencia que tienen estos de deshacerse de las viviendas, las hipotecas para viviendas de protección oficial, las hipotecas para suelos, las hipotecas sobre bienes urbanos o rústicos, las hipotecas para primera vivienda o vivienda habitual, y, por último, las hipotecas para segunda residencia. Si te sientes identificado con uno o varios de estos casos no dudes en informarte de las ventajas y desventajas que tiene cada una de estas fórmulas y quedarte con la mejor para ti.

hipoteca de piso

Después, es importante que te familiarices con las hipotecas según si tipo de interés, pudiendo elegir entre una hipoteca interés fijo, variable o mixto. La diferencia está en que la de tipo fijo mantiene un interés que no varía durante todo el plazo de duración del préstamo, la de tipo variable, como su propio nombre indica, incluye periodos de revisión del interés donde se producen cambios. Por último, las hipotecas de tipo mixto combinan ambos factores.

Asimismo, según la naturaleza de las hipotecas podemos distinguir entre las de subrogación de préstamo promotor (hipoteca que la entidad financiera otorgó a nuestro promotor), subrogación de parte acreedora (hipoteca con una entidad financiera diferente, lo que permite mejorar las condiciones), hipoteca inversa (cuando un jubilado completa su pensión con una renta mensual que obtiene hipotecando su vivienda) e hipotecas en divisas o multidivisa (la deuda está en una divisa que no es el euro y el tipo de interés variable se calcula en función del referencial vigente en el país).

– POST PATROCINADO –

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here