Yogur-1

Las últimas declaraciones realizadas por el ministro de Agricultura, Arias Cañete, nos podrían indicar que la situación de España, con una crisis y un alto índice de desempleo podría proponer una solución como la que levantó una seria polvareda de polémica en Grecia, que no es otra que la posibilidad de vender alimentos ya caducados a unos precios inferiores a los del mercado.

En un principio, lo que se está planteando es que como los yogures vencidos en la mayoría de los casos aún se pueden comer, se podría buscar la fórmula para que la fecha exacta marcada en la tapa fuera la de caducidad efectiva, otorgando más margen a productos que tienen una fecha muy limitada y que podrían ser objeto de una reducción de precio al estar más tiempo disponibles. Pero parece que las posibilidades de realizar esto serían bastante costosas y no se podría dar una fecha tan exacta porque se depende de factores variables como la temperatura y la humedad.

Y como esto no va a poder ser posible, quizás lo que nos encontremos sea con que finalmente esas declaraciones se traducen en una normativa similar a la aprobada en Grecia, la cual, éticamente no es ni mucho menos correcta y menos aún en Estados europeos en los que se suponía que la salud iba por delante de todo. Aunque claro, viendo que Portugal parece también haber recortado en el uso de medicamentos necesarios para tratar enfermedades, no se extrañen de que algo así acabe llegando a nuestra querida España, que pasa por el mismo camino que los otros dos Estados.

1 Comentario

Dejar respuesta