Estamos sumidos en una ola de calor que ha provocado un aumento considerable del consumo energético de los hogares, aumentando hasta un 30%. Esta es la conclusión del último informe elaborado por el comparador Acierto. En concreto, la entidad estima que podrían pagar unos 180 euros más en la factura de la luz.

Claro está, esta subida dependerá del tipo de aparatos que se utilice en cada caso para hacer frente al calor, además de otros factores. Por ejemplo, el aire acondicionado será el gran protagonista de este pico energético, ya que un aparato de 2.200 frigorías consume una media de 1.350 vatios a la hora. En los equipos más viejos, esta cifra puede aumentar hasta los 2.900 vatios por hora.

Las pérdidas son otro punto importante. De la misma manera que en invierno no queremos que salga el calor para ahorrar en calefacción y mantener la vivienda confortable, no deberíamos perderlo de vista en verano. Sobre todo porque hasta un 20% de las necesidades de climatización de las viviendas se producen por pérdidas.

Por no hablar de las consecuencias medioambientales de abusar de esta clase de sistemas de refrigeración. Nos estamos refiriendo a las emisiones indirectas, es decir, a aquellas que se generan en el proceso de producción de la energía eléctrica que consumimos y que se imputan a nuestros hábitos.

Consejos para ahorrar en la factura de la luz

Por suerte, es posible reducir en parte nuestro consumo llevando a cabo una serie de acciones. Algunos de estos consejos son:

  • Elegir la temperatura adecuada. Según ciertos estudios, poner el aire a 22 grados o ponerlo a 26 puede suponer un 30% de consumo extra. Pon el aire a una temperatura que refresque el ambiente pero sin pasarse.
  • Enfoca correctamente los difusores.
  • Las dobles ventanas y acristalamientos serán clave, así como que se encuentren correctamente sellados.
  • Baja las persianas y corre las cortinas durante las horas de más calor. Los toldos también pueden resultar de gran ayuda.
  • Aprovecha al máximo la luz natural.
  • Ventila la casa a primera hora de la mañana o bien por la noche.
  • Intenta generar corrientes de aire.
  • Mantén los filtros del aire acondicionado limpios y, en general, revisa el aparato para garantizar que funciona correctamente. Los expertos recomiendan ponerlo en marcha durante el invierno un par de veces para ahorrarse sorpresas.
  • Evita los consumos fantasma (de electrodomésticos en standby).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here