El precio de la luz no hace otra cosa sino subir. Debido a esto, es muy importante tomar cierta medidas para conseguir reducir nuestro gasto lo máximo posible. Son muchas las acciones que podemos llevar a cabo. A lo largo de nuestro artículo, os explicaremos algunos consejos que podemos realizar para que nuestro bolsillo se resienta lo menos posible.

Ventilar la casa a  primera hora de la mañana

A la hora de ventilar la casa, hacerlo a primera hora de la mañana o bien por la noche. Es cuando el aire es más fresco. De esta forma impediremos que el calor entre en nuestro hogar.

Aprovechar la luz solar

En verano, los días son muy largos, cosa que debemos aprovechar para sacar mayor partido a las horas del sol. De esta manera, evitaremos tener que encender luces que lo único que harán será aumentar nuestra factura de la luz.

Renovar los electrodomésticos

Es aconsejable cambiar los aparatos más antiguos, ya que estos consume mucha más electricidad que los de hoy en día. Es recomendable que los electrodomésticos tengan el sello de eficiencia energética: A, A+, A++ o A+++.

Escoger el lugar idóneo para el aire acondicionado

En el caso de instalar aire acondicionado, colocarlo en zonas que estén bien ventiladas y que no se encuentren expuestas a la luz solar. Esto es así, ya que si el aparato se calienta, necesitará gastar mucho más para enfriar la zona.

Ajustar la temperatura de climatización

Si nuestro objetivo es ahorrar electricidad y, por tanto, dinero, la temperatura ideal a la que debe estar siempre el aire es de 26°C .

Limpiar los filtros del aire

Para un mejor rendimiento del aire acondicionado, es importante limpiar los filtros para eliminar todo el polvo que se pueda acumular. De esta forma se reduce el consumo de electricidad. Haz este tipo de limpieza de forma periódica.

Aislar correctamente la casa

De poco sirve llevar a cabo todos los consejos anteriores si no tenemos bien aislada la casa. Por ello, lo mejor es colocar tapajuntas o burletes tanto en puertas como en ventanas para evitar que haya fugas de aire.

Revisar las bombillas

En el caso de tener que utilizar luz artificial, es recomendable hacer uso de bombillas de bajo consumo o LED. Gracias a ellas se reducirá el gasto en un 80%.

Verificar la potencia contratada

Dependiendo de lo grande que sea nuestro hogar y del número de electrodomésticos que solamos utilizar a la vez, deberemos tener una potencia contratada u otra.

Una potencia eléctrica de 4,6 kW es la idónea para una vivienda mediana que no tenga ni aire acondicionado ni calefacción eléctrica a la vez que otros electrodomésticos. Por otro lado, una potencia de 5,75 kW es aconsejable para una vivienda de tamaño  medio-grande o si se quieren tener muchos electrodomésticos a la vez.  Si la vivienda es grande y hace uso de muchos electrodomésticos, la potencia contratada aconsejable es 6,9  kW.

Comprobar la tarifa eléctrica

Nos podemos encontrar dos modalidades de electricidad: A y DHA. La primera de ellas significa que el precio de la luz será el mismo durante todo el día. Si tenemos una tarifa DHA, tendremos dos periodos: el valle y el punta, cada uno de ellos con un precio diferente.

El periodo punta, corresponde en invierno a las horas entre las 12h-22h frente al verano que va de 13h a 23h. Por otro lado, encontramos el periodo valle, siendo este más económico y con un horario en invierno de 22h a 12h y en verano de 23h a 13h. Por tanto, podemos plantearnos la opción de tener una tarifa con discriminación horaria si hacemos más gasto de electricidad en el periodo valle que en el punto.

Compartir
Artículo anteriorFactura de la luz más elevada por culpa de la ola de calor
Soy una persona que le gusta estar informado de lo que se mueve en el mundo de la tecnología y la programación. La lectura es otra de mis aficiones así como realizar escapadas al campo cada vez que tengo tiempo libre, y como no, conocer y compartir consejos para ahorrar un poco de dinero.

Dejar respuesta