Darle importancia a las monedas a la hora de ahorrar

La gran mayoría de las veces que salimos sin darnos cuenta nos propenemos pasarla bien si tener en cuenta en las cosas menores. Entre ellas está la cuestión del cambio: al comprar cosas, de distinta índole y en diferentes lugares, tendemos a no dar lugar principal a las monedas. Sin embargo, cuando regresamos a casa notamos que lo que en un principio fue un estorbo luego se transformó en dinero contante y sonante.

Una buena técnica es intentar ahorrar ese dinero, por dos cuestiones fundamentales: primero porque a la larga nos daremos cuenta que se puede utilizar para muchas cosas productivas, como todo dinero ahorrado. Pero también por la psicología que ello conlleva: ahorrar dinero que no tenemos en cuenta nos sirve para concientizarnos de que el atesorar plata es lo que nos permitirá darnos, en el futuro, los gustos que queremos.

Ir arriba