La llamada «shopping-terapia» es el hábito de gastar dinero en comprarse artículos, accesorios, ropa y otros productos a raíz de un sentimiento de baja autoestima y carencia de afecto o conexión emocional con las personas, psicólogos indican que esta actitud proviene del condicionamiento que existen en la infancia donde los padres para demostrar su afecto por ellos les daban regalos, quizá para muchos niños con padres severos o poco tolerantes un buen regalo en fechas importantes era quizá lo mejor que recibían de su padre.

«Muchos de esos niños, por no decir la mayoría, crecieron asociando esa conexión entra regalo y la satisfacción de la carencia emocional. Así, cuando se presenta la ocasión, y ya no esperan los regalos de sus padres, sino que salen a comprarlos y se gastan lo que tienen y lo que no tienen»(1).

La «Shopping-Terapia» no es una terapia como parece indicar su nombre puesto que solo da una satisfacción fugaz y temporal al problema, recurrir a ella es un síntoma de un problema que está ocurriendo dentro de la persona y que debe dársele una solución, en varias partes del mundo existen agrupaciones como «deudores anónimos» que en general la mayoría de sus integrantes usaban la adicción a las comprar para llenar de forma falsa los sentimientos de vacío y falta de realización en sus vidas.

 Referencias:

(1) RIBERO, Lair. Generar Éxito Financiero. Editorial: Planeta. Buenos Aires – Argentina. 2004. página 92-93.  

 

1 Comentario

  1. nunca entenderé ese comprar por comprar..esa historia de la compra compulsiva..es horrible.

Dejar respuesta