Somos muchas las personas que empezamos el día con una buena taza de café en la mano, una bebida que nos ayuda a despertarnos y poner nuestra maquinaria en marcha gracias a la cafeína. Si nos ponemos a hacer cuentas, el dinero que destinamos a café a lo largo del año puede suponer un buen pico. Es por este motivo, que hoy hemos querido compartir con vosotros algunos consejos para que podáis ahorrar dinero si te consideras un buen amante del café. Si te interesa el tema, sigue leyendo y descubre estos consejos que os dejamos a continuación.

El Café en Grano

Seguramente que en más de una ocasión, has probado el café en grano. Aunque mucha gente prefiere el café ya listo para usar, hay otros que prefieren moler sus propios granos de café tostados. En este caso, necesitará un moledor de café.

Se trata de un producto que podemos adquirir en nuestros centros comerciales habituales o bien acudir a Internet para hacernos con él. En este segundo caso, es posible encontrarnos interesantes ofertas que nos pueden ayudar a ahorrar mucho dinero. Normalmente, las tiendas online ofrecen mejores precios cuanta más cantidad de adquiera. Si sabes que lo vas a consumir, no lo dudes y realiza un buen pedido para beneficiarte de esas ofertas de café en grano barato que encuentres.

La principal ventaja del café en grano es su precio. Suele ser la opción más económica a la hora de preparar una taza de café. Es aconsejable para aquellos hogares donde se consume mucho este tipo de bebida. Su principal hándicap es que tardarás más tiempo en elaborarlo ya que tendrás que moler el grano.

Cápsulas de café

De un tiempo a esta parte, se ha convertido en el método más utilizado en la mayoría de los hogares a la hora de preparar una taza de café. Su principal ventaja es que se trata de un sistema muy práctico y rápido, además de poder disfrutar de una gran variedad de sabores.

Aunque se trata de un sistema algo más caro de lo habitual, es posible ahorrarse algo de dinero si dedicamos algo de tiempo a la hora de buscar las mejores cápsulas. En este sentido, la mejor opción es apostar por cápsulas que sean compatibles con la máquina que tengamos en casa, por ejemplo las cápsulas stracto. Normalmente, las cápsulas originales tienen un precio muy superior a las sucedáneas, aunque el sabor suele ser muy parecido.

También está el caso de buscar cápsulas recargables para nuestra máquina. De esta forma, podremos rellenarlas tanta veces como queramos y así no tener que comprarlas cada cierto tiempo.

Aprovecharos de las buenas ofertas que podáis encontrar de estas cápsulas para hacer un buen acopio. Pensad que suelen ofrecer mucha fecha de caducidad. Además, si sois muy cafeteros, difícilmente se echarán a perder.

Cantidad que beberemos

Hay ocasiones en las que preparamos más café que el que realmente vamos a tomar. Aunque se puede guardar en la nevera para ser consumido a lo largo del día, en la mayoría de las ocasiones termina en el cubo de la basura. Para evitar esto, asegúrate de preparar solamente lo que vas a consumir. Recuerda que en caso de necesidad, siempre puedes preparar más en cualquier momento. En el caso de que te sobre, te recomendamos que lo congeles en una cubitera. Luego lo podrás utilizar para obtener más sabor cuando se derrita.

El café mejor en casa

¿Quién no ha disfrutado de una deliciosa taza de café en la terraza de algún bar y en buena compañía? Los bares ofrecen una amplia variedad de cafés, pero hay que reconocer que no es el método más económico, aunque sí el preferido por muchos usuarios. Si queremos ahorrar dinero a la hora de disfrutar de nuestra bebida favorita, es bueno que el café lo tomemos en casa, o en su defecto, que lo llevemos en un termo a nuestro puesto de trabajo. Esto puede suponer un importante ahorra a lo largo del año.

Conoce tus gustos

No todo el mundo conoce bien sus gustos, ni tampoco que el café cambia mucho en función de como lo prensemos. Más café implica más sabor, por lo que si estamos pensando en tomarlo con leche, es preferible prensarlo poco y así obtener un café más suave. Si hacemos uno más fuerte para luego echar unas gotas en la leche, estaremos desperdiciando el resto.

A raíz de esto, y aunque pueda parecer una tontería, si cada taza que preparamos nos ahorramos unos gramos de café, a lo largo del tiempo conseguiremos elaborar un mayor número de tazas con la misma cantidad de café.

¿Qué otros consejos daríais para ahorrar dinero con el café? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta