Aunque cuando solemos hablar de las principales categorías de ahorro que existen en todo el mundo nos puede dar la impresión que cada una de ellas mantiene sus propios carriles, lo cierto es que muchas veces cuando ahorramos agua, no sólo estamos consiguiendo una reducción de los valores de la factura de este servicio, sino también del de la energía, así que aquí van algunos consejos doblemente útiles al respecto.

Lo primero que podemos recomendarte, es que siempre que puedas utilices agua local. Aunque es evidente que no se trata de algo que puedas manejar su sólo, lo cierto es que existen en muchas ciudades grandes del mundo sistemas de recogida de aguas pluviales, con las que es más sencillo utilizar ellas en lugar de las que se bombean de a cientos de kilómetros, y producen un gasto de energía más grande para todos.

Ahorrar energía agua 1

Si tienes una casa, pero sobre todo cuando tienes varias casas y negocios, no podemos dejar de recomendarte que intentes, en la medida de lo posible, utilizar menos el agua caliente, y darle más espacio al agua fría. Aunque está claro que es muy difícil lavar ollas con grasa con agua fría, existe cierta ropa deportiva o de todos los días que sí podemos lavarla con agua fría, o lo mismo para las duchas, más que nada en los meses cercanos al verano.

Finalmente, habrás notado si pasas por casas de electrodomésticos a menudo, que muchos de ellos vienen marcados con etiquetas que indican que son “de bajo consumo”. Es justamente en estos casos en los que tenemos que aprovechar para hacernos con ellos, ya que si bien son algo más costosos al principio, luego podemos ahorrar buenas cantidades en las facturas que nos llegan, incluso dejando de lado los aumentos que pudieran existir.

Dejar respuesta