Y decimos que saben lo que se hacen porque están acostumbrados a buscar y encontrar solamente lo mejor. Son los mejores expertos y siempre saben dónde acudir dependiendo de qué artículo en especial estén buscando. ¿Eres tú uno de ellos o lo quieres ser? Pues toma buena nota de esto.

Las nuevas vs. las clásicas formas de comprar

Está claro que el mundo en el que vivimos ha evolucionado de manera sustancial. No tenemos la misma manera que antes de trabajar, de relacionarnos, de comunicarnos o de adquirir bienes o servicios. Las viejas costumbres no han desaparecido, el comercio tradicional sigue existiendo.

Pero si bien es cierto que continúa ahí, no es menos real que han tenido que adaptarse a los nuevos tiempos y desde hace algunos años probablemente hasta la pescadería de tu barrio tenga presencia virtual y un cómodo servicio de entrega a domicilio. ¡Los tiempos cambian, y de qué manera!

Los negocios están llamados a ser más competitivos que nunca y no pueden ni deben obviar el hecho de que cada vez más usuarios prefiere hacer sus compras desde el confort de sus hogares. Es un hecho que todos y cada uno de nosotros cada vez llevamos a cabo más adquisiciones vía online.

Por eso, incluso las pequeñas empresas han abierto páginas web para comunicarse e interactuar con sus clientes y posibles futuros compradores. Al mismo tiempo, también están presentes en las redes sociales con el mismo fin. Evidentemente, todas estas acciones tienen una clara función comercial.

A través de la web, se puede informar acerca de los productos, describirlos y mostrarlos apetecibles para el usuario que navega y curiosea. Además, en el caso específico de los e-commerce, se puede directamente cerrar la compra sin salir de la página, a través de plataformas de pago seguras y fiables. Esto es una opción muy conveniente para el cliente, que recibirá la mercancía en casa.

De esta manera, se evitan desplazamientos y se ahorra mucho en tiempo y en dinero. Los productos de los e-commerce suelen tener precios muy competitivos, porque al no disponer por lo general de tiendas físicas, ahorran muchísimo en costes de instalaciones y de contratación de personal.

Esto repercute positivamente en el usuario, que ve su bolsillo y también su tiempo beneficiados cuando realiza transacciones para adquirir productos o servicios a través de Internet. Funciona también para reservar con antelación cualquier servicio, como el alojamiento o las entradas a un concierto. Son acciones que solían completarse telefónicamente y ahora se hacen de forma online.

Así, también es posible aprovecharse de distintas promociones y ofertas. Muchas compañías ofrecen un porcentaje de descuento si se realizan las reservas de forma virtual, en lugar de las opciones presenciales o telefónicas. Un buen ejemplo son las famosas clínicas de tratamiento láser.

Ofrecen bonos de sesiones y también sesiones sueltas que siempre son más baratas si se contratan directamente a través de su página web. Aunque siempre existe la posibilidad de realizar una visita al mostrador de la clínica o de hacer una llamada telefónica, la propia empresa prefiere que sus usuarios utilicen la vía online con el fin de descongestionar sus salas de espera y sus líneas de teléfono. De esta manera no necesitan tantos empleados, ya que la web no requiere de asistencia.

Lo mismo ocurre con el sector retail. Las firmas más internacionales se han lanzado a competir en la red, ya que se han dado cuenta de que los costes son bajísimos y tan solo necesitan tener una buena plataforma donde poder mostrar bien su producto, tanto visual como descriptivamente.

Esto no significa que hayan cerrado su comercio físico, de hecho, siguen abriendo tiendas continuamente. Pero de esta manera, llegan todavía a muchísimo más público. No es necesario tener una tienda en cada esquina, porque Internet ya llega a cada esquina de cada pueblo que imagines.

Así, la gente que antes tenía que desplazarse si quería hacerse con algunas piezas de la nueva colección de cualquier marca de moda, ahora mismo no tiene que tomare ninguna molestia. Enciende el ordenador o la tablet y hace su pedido desde la tranquilidad del sofá de su salón.

Comprar online es más sencillo que nunca, existen auténticos centros comerciales virtuales como Biuyviu, donde puedes encontrar todo aquello que imaginas y mucho más. Si te apetece comprobarlo, visita https://buyviu.com/ y disfruta de la mejor variedad en marcas.

Por si todo lo anterior fuera poco, además, las políticas de devolución y cambios se han flexibilizado muchísimo en los últimos tiempos. Esto, unido al bajo coste de los gastos de envío, que muchas veces incluso son asumidos por la empresa a partir de cierta cantidad de gasto en el carrito, ha ayudado a popularizar esta nueva forma de comprar.

Dejar respuesta