El otro día decidí, por fin, irme a las rebajas. Craso error. Y es que todos los años me pasa lo mismo, me marco un presupuesto, no sé, depende del efectivo que disponga, y me propongo firmemente no sobrepasarlo por nada del mundo. ¿Por qué perderé el tiempo en algo tan inútil? Si al final siempre me lo salto… Me compré tres vestidos,  dos pares de zapatos y una funda para mi nuevo iPod. ¿Dónde está el error? En que, con la copla de que todo estaba mucho más barato, me fui a las marcas caras, y al final gasté (mucho) más que si me hubiera ido en temporada normal a las tiendas de siempre.

Así que, siguiendo mi consejo de experta gastiza, deberías visualizar lo que necesitas y lo que no antes de embarcarte en la aventura de las compras. Hazte una lista de qué es exactamente lo que quieres comprar, tanto si lo necesitas como si simplemente te gusta, y síguela a rajatabla, no hagas como yo. No vale la excusa de «bueno, no es exactamente lo que quería, pero está tan bien de precio…» No. Si quieres algo, búscalo, y si no lo encuentras, no compres lo primero que pilles, ya lo encontrarás. Ya sé que es el consejo de siempre, pero, si lo cumples, notarás como este año, por fin, tu bolsillo agradece la llegada de las rebajas y de una vez por todas les pierde el miedo.

1 Comentario

  1. Hoy me fui a mirar tiendas sin llevar ni un euro en el bolsillo, me llevé el móvil donde fui apuntando todas las cosas que me hubiese comprado si hubiese llevado dinero. Al llegar a casa las pasé a limpio en mi cuaderno y ví que la mayoría de las cosas no las necesitaba, subrayé las que si necesitaba, y no llegaban a ser ni el 5% de todas las que había apuntado. Lo mejor de todo fue que: Al llegar a casa no tuve que deshacer las compras! porque no había hecho ni una, y no tuve que buscar un sitio nuevo donde recolocarlas en mi apretado armario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here