factura luz iberdrola

Cada dos meses recibimos en nuestros hogares la factura de la electricidad que hemos consumido y a todos nos surge siempre la misma pregunta ¿de dónde sale el importe final?

En esas facturas, no todo el importe corresponde a la electricidad que hemos utilizado en ese periodo de tiempo, sino que se incluyen otra serie de conceptos. Del total del importe, casi el 40% va dirigido a cubrir los costes de suministro eléctrico, es decir, es el importe que se destina en el proceso de producción eléctrica y en el transporte de la misma hasta nuestros hogares.

El resto del importe está destinado a pagar una serie de recargos e impuestos como son el impuesto de la electricidad o el recargo por normativa general, entre otros.

A la hora de dar de contratar una tarifa para nuestro hogar, los consumidores buscan aquella que les ofrezca una serie de ventajas con el que intentar reducir esa factura.

Son dos las tarifas por la que podemos optar los consumidores. La más utilizada es la que se conoce con el nombre de Tarifa de Último Recurso (TUR) para aquellos particulares y pequeñas empresas que no superen los 10 KW. Esta tarifa se caracteriza porque cada tres meses el Gobierno actualiza los precios.

La otra opción por la que uno se puede decantar es la tarifa libre mercado, donde el consumidor puede negociar por su cuenta con la empresa comercializadora que más le convenga, que en el caso de Iberdrola ofrece una serie de interesantes beneficios como es la de mantener el precio de la energía al menos durante un año, en vez de que se revise trimestralmente como en el caso de la tarifa TUR.

Además de lo comentado anteriormente, los usuarios de la tarifa libre de Iberdrola podrán disfrutar de ofertas adaptadas a cada necesidad o el acceso a servicios gratuitos como Asistencia Hogar o Factura Electrónica entre otros.

Únete a Iberdrola y empieza a disfrutar de todo lo que te ofrece.

Post Patrocinado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here