Parece que en España no hay manera de que las cosas nos salgan bien, y no lo digo únicamente por el tijeretazo que nos pegaron en los anuncios que se hicieron hoy desde el parlamento, si no porque las pocas cosas que parecía podían ayudar a respirar a los españoles, resulta que no se aplican. Me estoy refiriendo precisamente al hecho de que las hipotecas, con la caída del Euríbor deberían haberse caído. Sin embargo, no es así y te contamos por qué a continuación.

Hay dos razones por las cuales con el Euríbor a mínimos históricos, seguimos pagando más por esos intereses que le debemos al banco por la casa. Y básicamente son prácticas que están permitidas por el Banco de España y aunque otros países ni les aplican ni serían legales, en el nuestro así funcionan las cosas:

Los bancos cobran más por el diferencial de sus hipotecas: Aunque a principios de 2011 los diferenciales eran de Euríbor + 0,50%, este verano de 2012 es casi imposible encontrar un préstamo por debajo de Euríbor + 1,69% y eso si no se llega hasta el 3%. O sea, que ellos a precios bajos no nos prestan. ¿Se imaginan cuando el Euríbor llegue a puntos del pasado rozando el 5% cuánto van a pagar por su casa? Pues si, intereses de hasta el 7%, lo que aumentará los impagos. ¡Vaya solución!.

La cláusula de suelo: aunque en realidad parece que ya no se aplicaba, los bancos la han resucitado. Se trata de una práctica la cual aplica intereses mínimos que el banco va a cobrar independientemente de a cuánto este el Euríbor, y que como se sitúan entre el 3% y el 6% no hacen que el consumidor vea rebaja alguna en la hipoteca de su casa.

Dejar respuesta