El verano suele ser una de las épocas del año donde más dinero gastamos. Las vacaciones, las cervezas en la terraza del bar o el aire acondicionado de casa, hace que el dinero se nos vaya de las manos sin darnos cuenta. Al final, la economía familiar acaba por resentirse. Para evitar problemas mayores, es importante que sepamos como reducir estos gastos y así poder llegar más desahogados al otoño. Para conseguirlo, hoy queremos compartir unas claves que hemos visto en el portal MiRevista y que están pensadas para reducir los gastos.

No todo es temperatura cuando se trata del aire

Para hacer frente a las altas temperaturas, lo habitual es tirar de aire acondicionado. Tener la temperatura muy baja, supone un aumento en el consumo de electricidad. Debido a esto, es importante saber como utilizarlo. Lo más recomendado es poner la temperatura entre los 24 y los 26º C, pero además de esto, es importante que contemos con equipos que sean eficientes (A+++), así como vigilar su mantenimiento y limpiar los filtros cada año.

Anticípate a los imprevistos en los viajes

Llevas todo el año ahorrando para ese viaje internacional. Es normal que solo pienses en positivo pero, ¿te has preguntado qué pasaría si, por ejemplo, sufrieras una apendicitis en Estados Unidos? Sí, las probabilidades son escasas pero, en este caso, compensa económicamente asumir la prima de un seguro antes que la factura del hospital.

¿Y si pasa algo en casa que te obliga a volver al segundo día, con independencia de tu destino? Con un seguro de viaje, podrías tener derecho a un reembolso por cancelación y por interrupción del viaje ya iniciado.

Revisa el coche antes de un desplazamiento

Un mantenimiento erróneo del vehículo, puede suponer que termine averiándose. Llevarlo al taller supondrá un importante desembolso. Una buena revisión es fundamental para anticiparse a estos sustos, pero también por una cuestión de seguridad.

Protégete del sol… con un buen seguro

Lo de usar crema solar, evitar exponerte a las horas de mayor riesgo y protegerte en la sombra, lo sabes de sobra. Pero quizás no hayas pensado en cómo evitar otras consecuencias del sol. Si por culpa de un problema dermatológico provocado por un exceso de sol tienes que ir al médico, puedes esperar meses a que te den cita en un especialista o tirar de medicina privada.

Quizás creas que es demasiado caro. Pero hay una manera de conseguir el mejor seguro de salud y ahorrar dinero: comparando.

Come de temporada

Aprovecha los productos de temporada a la hora de llenar la cesta de la compra. De esta formas estarás consiguiendo reducir el precio de tu compra. También es importante saber que los productos a granel suelen ser más baratos que los envasados.

Si puedes, evita la temporada alta

Tirar de temporada alta al viajar se traduce en precios desorbitados. Todos queremos aprovechar agosto para ir a la playa. Pero septiembre es un mes óptimo para viajar a algunos destinos costeros como el Levante o las Baleares. Podrás disfrutar de buen tiempo, de lugares no tan masificados y precios no tan altos.

Hay una gran diferencia entre alquilar un apartamento el 1 de agosto y hacerlo el 15 de septiembre; para muchos, temporada media. También en otro tipo de alojamientos como los campings diferencian tarifas entre un mes y otro. Si tienes la posibilidad de esperar, quizás te merezca la pena. Y hasta que lleguen las vacaciones, siempre puedes tirar de piscina.

Busca chollos

Antes no había más alternativa que acudir a un touroperador para contratar un viaje. Hoy en día puedes convertirte por tu cuenta en viajero low cost profesional. La red está llena de ofertas. Incluso de empresas que se dedican a encontrar esos chollos por ti y a ofrecerte planes que ni siquiera se te habían pasado por la cabeza.

Mantén una mentalidad abierta y déjate guiar por la red. Puede que no acabes en Croacia como esperabas pero también que descubras un lugar que te fascine o una actividad nueva a la que aficionarte, como el senderismo o el paddle surf.

Improvisa

Líate la manta a la cabeza y deja que el destino elija tus vacaciones. Si te da igual donde ir, elije aquellas ofertas de última hora que te harán ahorrar mucho dinero. Quien sabe, lo mismo te sorprendes con la elección.

Huye de los destinos de moda

En el presupuesto de tu viaje influyen tanto las fechas como el destino. Ahora que Croacia o Malta ya están explotados como destinos los precios se han disparado, cuando antes eran opciones económicas. Pero el mundo es grande y está lleno de rincones especiales y aún “desconocidos” para la mayoría. Solo tienes que encontrar el tuyo, antes de que se haga popular.

El cine es para el verano

Así como otras muchas formas de ocio barato que solo se disfrutan durante el verano, con ese plus de magia que aporta la estación. Pasar de pagar 8 euros a 3,5 euros por ver un estreno del año y además hacerlo al aire libre y bajo la luz de las estrellas, no tiene precio.

Aprovecha las rebajas

En Internet, en las grandes superficies, en las tiendas de tu barrio… El verano y sus rebajas es el mejor momento para aumentar tu fondo de armario, si lo necesitas. Siempre y cuando no compres demasiadas cosas que no necesitas solo porque son baratas. Aprovecha para comprarte esos vaqueros, esos zapatos o incluso la ropa de invierno que ahora está en promoción.

Dejar respuesta